La piel y sus manifestaciones

La piel, principal barrera cutánea

La anatomía clásica definía la piel como el “involucrum corporis humani”, es decir, la envoltura del cuerpo humano. Este concepto expresaba la condición fronteriza de la piel y su papel como órgano de presentación.

La piel constituye el mayor órgano del cuerpo humano, con una extensión de casi 2m² y un peso que representa aproximadamente el 6% del peso corporal.

La piel separa el medio ambiente externo del medio interno corporal; pero esta separación no es una incomunicación, pues entre los agentes externos y el funcionamiento orgánico se producen intercambios que contribuyen a configurar el aspecto de la piel.

Vasos sanguíneos

Los vasos sanguíneos de la dermis son finos capilares que proceden de prolongaciones de vasos de mediano calibre de la hipodermis.

La red de vasos sanguíneos de la dermis no sólo suministra oxígeno y nutrientes a las células y a las estructuras ubicadas en esta capa, sino que también nutre a las células de la capa epidérmica que carece de vasos sanguíneos.

La dermis desempeña un papel fundamental en la regularización de la temperatura corporal, en la que participan los vasos sanguíneos y las glándulas sudoríparas.

Inervación de la piel

En la dermis pueden encontrarse dos tipos de fibras nerviosas:

  • Los nervios motores: inervan los vasos sanguíneos, las glándulas y el músculo erector del pelo.
  • Los nervios sensitivos: son terminaciones nerviosas libres o encapsuladas que actúan como receptores sensoriales térmicos, táctiles y del dolor.

Los estímulos que recibe la superficie cutánea son captados por los receptores de las terminaciones nerviosas dérmicas, que transmiten al cerebro dicha información, el cual devuelve procesada en forma de respuesta.
 

Anejos cutáneos

Los anejos cutáneos son formaciones epidérmicas de la piel. Se pueden distinguir tres grupos:

  • Unidad pilosebácea: unidad anatómica y funcional compuesta por el pelo y sus anejos; glándula sebácea, glándula sudorípara apocrina y músculo piloerector.
  • La glándula sudorípara ecrina.
  • La uña.
     

Epidermis

Estructura responsable de proteger al organismo de los agentes externos:

  • Físicos: radiaciones solares, traumatismos, etc.
  • Químicos: penetración de sustancias
  • Biológicos: gérmenes patógenos (bacterias, hongos, etc.).

Función protectora frente a la pérdida de agua, impidiendo la deshidratación de la piel mediante: 

  • La formación de queratina o queratinización.
  • La síntesis de melanina o melanización.
     

Dermis

Su función es dar fortaleza y elasticidad a la piel. En ella se encuentran implantados los anejos cutáneos, y circulan los vasos sanguíneos y linfáticos, además de localizarse los receptores sensitivos de la piel. Formada por tejido conjuntivo, se compone de:

  • Células dérmicas: Fibroblastos, histiocitos, mastocitos. capaces de fagocitar y desarrollar una respuesta contra los agentes extraños, protegiendo a la dermis frente a los microorganismos.
  • Fibras dérmicas: colágenas, elásticas y reticulares, suponen el 90% de la estructura de la dermis.
     

Hipodermis

Variante del tejido conjuntivo que se conoce con el nombre de tejido adiposo. La abundancia de tejido graso subcutáneo varía según las zonas corporales, el sexo y el estado nutricional y tenemos dos grupos: Androide (típica del hombre) y Ginecoide (típica de la mujer)

Funciones principales

  • Protectora: amortigua golpes, traumatismos, etc.
  • Metabólica: el panículo adiposo constituye una reserva energética.
  • Plástica: el tejido adiposo hipodérmico modela la silueta.
  • Termorreguladora: la grasa actúa como aislante térmico.
     

Tipos de piel y afecciones

Elija la alteración o tipo de piel de la que desea más información.

Envejecimiento

El envejecimiento representa un conjunto de transformaciones que tienen lugar como consecuencia del tiempo vivido y de cómo se ha vivido. El envejecimiento cutáneo es el reflejo de la edad biológica, que no siempre corresponde con la edad cronológica y se manifiesta con el paso de los años a través de marcas visibles como los son: las arrugas, la flacidez o las manchas.

En función de la combinación de factores genéticos y factores externos, el proceso de envejecimiento se manifestará más o menos acusado.

La escala de Glogau para clasificar el grado de envejecimiento, tiene en cuenta aspectos como la edad cronológica y la influencia del fotoenvejecimiento, para poder determinar en qué estadio de envejecimiento nos encontramos y establecer pautas de cuidado adecuadas.

Grado I

  • No hay arrugas o pocas y finas.
  • Sin queratosis.
  • Tendencia a la fragilidad capilar y/o poros dilatados de carácter leve.
  • Fotoenvejecimiento inicial.
  • Alteraciones pigmentadas poco acusadas.

 

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Grado II

  • Arrugas DINÁMICAS (expresión, movimiento).
  • Envejecimiento temprano, incipiente o moderado.
  • Lentigos solares iniciales o tempranos. Telangiectasias.
  • Queratosis palpable pero no visible.
  • Comienzo de aparición de líneas paralelas en la sonrisa.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Grado III

  • Arrugas GRAVITATORIAS (abundantes, aun cuando no gesticula).
  • Fotoenvejecimiento avanzado con discromías evidentes (lentigos seniles) y telangiectasias.
  • Queratosis visibles.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Grado IV

  • Arrugas GRAVITATORIAS distribuidas por todo el rostro.
  • Fotoenvejecimiento severo (manchas actínicas y lentigos seniles).
  • Color de la piel amarillo o grisáceo.
  • Queratosis seborreica.
  • Proliferación celular descontrolada.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Alteraciones de la pigmentación

Las hiperpigmentaciones son alteraciones de carácter benigno que se manifiestan con un oscurecimiento de la piel. Estas aparecen por desórdenes en la producción y transferencia de melanina en la epidermis.

Más del 90% de las personas caucásicas de más de 50 años presentan manchas cutáneas.

Los tipos de alteraciones pigmentarias más comunes son:

Melasma

El melasma o cloasma es una hipermelanosis adquirida que se manifiesta en las zonas expuestas al sol, sobre todo en el rostro. Son manchas marrones oscuras, extensas, de forma irregular que aparecen en el rostro, frente y labio superior. Aparecen por cambios hormonales que estimulan a los melanocitos. Generalmente aparecen en mujeres embarazadas, usuarias de A.O. y menopáusicas. Esta alteración empeora con el sol.

Distinguimos dos tipos:

  • Centro-facial: frente, nariz, mentón, supralabial y centro mejillas.
  • Malar: mejillas y nariz

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

HPI

La hiperpigmentación postinflamatoria (HPI) causa el oscurecimiento de la piel. Se presenta en forma de manchas de diferentes tamaños. La HPI se origina por un aumento en la síntesis de melanina como respuesta a una lesión inflamatoria o a una agresión sobre la piel. Si el exceso de melanina se produce en la capa superior de la piel (epidermis), la hiperpigmentación es de tono marronáceo. Si el exceso de melanina se produce en la capa inferior de la piel (dermis), entonces adquiere una coloración gris-azulada. Aunque la HPI puede ocurrir en todo tipo de piel, es más común en los fototipos más elevados V y VI y puede afectar a hombres y mujeres por igual.

Léntigo solar

Los léntigos solares son manchas en la piel asociadas al envejecimiento y la exposición a la radiación ultravioleta del sol. Varían en color, desde marrón claro a rojo o incluso negro, y se localizan en las áreas más expuestas al sol, particularmente las manos, la cara, los hombros, los brazos y la frente, incluso la cabeza si está calva.

A partir de los 40 años, la piel es menos capaz de regenerarse y recuperarse de la exposición al sol, y los léntigos solares son muy comunes en este rango de edades, particularmente en aquellos que pasan tiempo expuestos a los rayos del sol.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Léntigo senil

Los léntigos seniles son máculas de color pardo más o menos oscuro, desde unos milímetros a 1-2cm de diámetro. Su superficie es lisa y bien delimitada. Suelen aparecer después de los 40 años por el efecto acumulativo del sol y porque con la edad la melanina se reparte de forma irregular en la epidermis.

Son más frecuentes en las zonas expuestas al sol como rostro, dorso de las manos y escote. Se presentan como manchas de color marrón, sin relieve y predominan con la forma ovalada.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Efélides

Las efélides son una alteración de la pigmentación de origen congénito que la luz solar pone de manifiesto. Comúnmente son denominadas pecas. Son máculas de algunos milímetros de diámetro, de color amarillo claro o pardo claro, que aparecen normalmente en personas pelirrojas o rubias de ojos claros. Su número aumenta con la edad. Principalmente se localizan en cara, cuello, antebrazos y piernas, llegando a cubrir en época de playa los hombros, brazos y muslos.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Alteraciones circulatorias

La microcirculación es el circuito utilizado por el organismo para el transporte de nutrientes hacia los tejidos y la eliminación de los restos celulares y sustancias de desecho celular.

La fragilidad, la tendencia al enrojecimiento y a sufrir irritaciones y sobre todo la posibilidad de desarrollar hiperreactividad son características de las pieles sensibles.
Se deben a alteraciones en la función barrera, que generan una sensibilidad especial de la epidermis hacia estímulos que podemos clasificar en dos grupos:

- Estímulos externos: el clima, la luz, los cosméticos, la contaminación, etc.
- Estímulos internos, como el estrés, patologías particulares, el cansancio, etc.

Principales manifestaciones por alteraciones circulatorias:

Eritema

El eritema es un enrojecimiento de la piel debido a un exceso de riego sanguíneo producido por una vasodilatación; es un síntoma de diferentes patologías cutáneas; es normalmente el signo más visible de un proceso cutáneo y este es el que determina su tamaño. Podemos encontramos ante dos tipos de eritemas:

Eritema solar (inducido), con los síntomas:

  • Piel enrojecida por exposición al sol.
  • Más notoriedad en fototipos I, II
  • Vasodilatación

Eritema emotivo (espontáneo), con los síntomas:

  • Rubor en las mejillas
  • Vasodilatación localizada
  • Estimulación en las terminaciones nerviosas

Eritrosis

Se trata de un enrojecimiento en el rostro (principalmente zona medio-facial). Su origen es una ralentización de la circulación venosa. Los desencadenantes pueden ser las bebidas o comidas calientes, los cambios de temperatura o emociones. En un principio es pasajero, pero, progresivamente, el enrojecimiento se va haciendo permanente.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Cuperosis

La cuperosis es una alteración de la vascularización de la dermis de la cara y escote que se expresa con la aparición de rojeces. Corresponde a una red de telangiectasias sobre un fondo de eritrosis. Es más frecuente en pieles finas, blancas, sensibles y pálidas, las cuales se enrojecen con facilidad porque su epidermis es muy fina. La elasticidad de estos vasos periféricos es casi nula. Si el flujo sanguíneo aumenta de forma brusca y la capacidad de recuperación elástica es escasa, se producen fácilmente dichas rojeces. En la formación de la couperosis influyen factores externos (agentes químicos, contusiones, exposición medioambiental) e internos (trastornos digestivos, nerviosismo, estrés,…)

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Rosácea

La rosácea es una enfermedad vascular del rostro que aparece como consecuencia de una larga evolución en cuatro etapas:

  1. Eritema
  2. Eritrosis
  3. Cuperosis
  4. Rosácea

Esta dolencia puede ser confundida y en algunos casos co-existir con el acné vulgaris y/o la dermatitis seborreica. 

La rosácea afecta a ambos sexos, pero es casi tres veces más común en las mujeres (gran incidencia durante la menopausia), y tiene una edad de desarrollo entre los 20 y 60 años. 

La presencia de enrojecimiento en el cuero cabelludo u orejas sugiere un diagnóstico diferente o de co-existencia con otras patologías, ya que la rosácea es de predominio facial.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Acné

El acné es una patología de alta prevalencia. Entre un 80 y 90% de la población la padece a lo largo de su vida siendo la incidencia entre personas de 12 a 18 años del 74%.

Se origina por un exceso androgénico y es fruto de una secuencia de diferentes factores desencadenantes. Se caracteriza por un cuadro cutáneo polimorfo con varios tipos de lesiones.
Los factores principales son: exceso de secreción sebácea, reacción a bacterias normales de la piel, obstrucción de la unidad pilosebácea.

En función del grado de desarrollo, puede llegar a tener implicaciones psicológicas y sociales, que empeoran la calidad de vida.

Leve

Comedones y pocas pápulas

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Moderado

Comedones, pápulas y algunas pústulas

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Severo

Comedones, pápulas, pústulas y algunos nódulos.

Pasa el ratón por encima de la imagen para ampliarla

Muy severo

Comedones, pápulas, pústulas, nódulos y cicatrices.

Tipo de piel

Seca

Características fisiológicas

  • Secreción sebácea insuficiente y/o deshidratación de la capa córnea.
  • Es especialmente frecuente en las mujeres.
  • Causas: inherentes a la persona o por factores externos, que alteran la barrera cutánea.
  • Integridad de la capa córnea.

Observación visual

  • Aspecto mate y marchito.
  • Tendencia al enrojecimiento y descamación por su vulnerabilidad frente a agentes externos.
  • Poros nada o poco perceptibles.
  • Descamación en zonas.

Observación táctil

  • Áspera al tacto.Elástica y flexible.
  • Al palpar, el pliegue cutáneo se nota relativamente delgado como manifestación de una piel fina.

Propiedades

  • La falta de protección induce a la deshidratación.
  • Soporta mal las inclemencias del tiempo: frío, viento, etc.
  • Tolera mal los jabones, detergentes, antisépticos, etc.
  • Broncea enrojeciendo o no broncea.

Normal

Características fisiológicas

  • Secreción sebácea suficiente.
  • Capa córnea bien hidratada.
  • Secreciones equilibradas.
  • Integridad de la capa córnea.

Observación visual

  • Brillo moderado, mate.
  • Color uniforme.
  • Aspecto general fresco, luminoso.
  • Poros imperceptibles a simple vista.

Observación táctil

  • Suave, con granulosidad fina, aterciopelada al tacto.
  • Elástica y flexible.

Propiedades

  • Toleran bien los jabones por su capacidad tampón.
  • Broncean moderadamente al sol.
  • Resiste los factores climáticos.
  • Reaccionan rápidamente al pinzamiento.

Grasa

Características fisiológicas

  • Aumento de la actividad secretora de las glándulas sebáceas.
  • Frecuentemente entre los 15 y 20 años, tanto en hombres como mujeres.
  • Se suele acompañar de queratosis.
  • En ocasiones de exceso de secreción sudoral.

Observación visual

  • Brillo graso, sobre todo en la región medio-facial.
  • Zona medio-facial más engrosada: hiperqueratosis difusa y perifolicular; el poro se hunde y se hace muy perceptible.
  • Poro perceptible.
  • No suele presentar rojeces, descamaciones.

Observación táctil

  • Al tacto presenta aspecto granuloso, aunque suave y oleoso.
  • Al palpar se percibe un pliegue cutáneo grueso como consecuencia del aumento de volumen y de la hiperactividad de las glándulas sebáceas.

Propiedades

  • Gran capacidad defensiva.
  • Gran capacidad de recuperación.
  • Resiste muy bien el envejecimiento.
  • Resiste bien el sol, pigmentando bien, sin quemaduras.

Salir del área profesional Abandonar el área exclusiva de profesionales y acceder a la web para consumidor